¿Te recuperas como es debido?

Como bien sabemos, la manera de conseguir que tu cuerpo rinda cada vez mejor es sometiéndolo a un buen y equilibrado entrenamiento. Ahora bien, no sólo el entrenamiento es importante, la recuperación del cuerpo después de éste es esencial. Y, por desgracia, no todos los deportistas la respetan convenientemente. Seguro que más de uno hemos visto a esos “machacas” que fuerzan su cuerpo inconscientemente, sin darse cuenta que se están haciendo un flaco favor.

Y es que sólo mediante este tiempo de recuperación, nuestro cuerpo se adapta a las exigencias del entrenamiento, de modo que sólo así éste surte el efecto deseado sin perjuicio para nuestro cuerpo. Paulatinamente, nuestro cuerpo aguantará más carga de trabajo y durante más tiempo. Aumentando gradualmente la carga de entrenamiento y descansando el tiempo necesario, conseguiremos nuestro objetivo físico evitando lesiones.

Dependiendo de cómo de larga sea la carrera, a cuánta velocidad la corramos y cada cuánto corramos, nuestro cuerpo sufrirá en mayor o menor grado. Pero no sólo influyen estos factores: el estrés que suframos en nuestro día a día, una incorrecta alimentación o las enfermedades, la calidad del sueño, etc. hacen que nuestro cuerpo no rinda como debiera. Si entendemos que estamos sometidos a alguno de estos factores, tal vez no sea el momento de afrontar un aumento de carga en nuestro entrenamiento.

Cierto es que dependiendo del corredor y del entrenamiento que esté siguiendo podremos elegir entre un día de descanso o de recuperación activa, es decir, desde un día de descanso absoluto a un día con un entrenamiento más relajado de lo que normalmente hacemos, o bien de cross trainingentrenamiento cruzado.

¿Qué es lo básico en la recuperación?

Si quieres descansar de la manera adecuada, dejando a tu cuerpo que se recupere completamente, estos son los pasos que debes dar:

- Como ya hemos comentado, lo primordial para asegurarnos un buen resultado es seguir un entrenamiento de calidad, seguido de un descanso adecuado y soportado por una alimentación correcta.

- Desconfía de aquellos planes de entrenamiento que no tienen en cuenta la recuperación.

- Adapta tu frecuencia de recuperación teniendo en cuenta que ésta está influenciada por diversos factores tales como la edad, el nivel de forma del corredor, la dieta que sigue, así como diversos factores externos ya comentados.

- Es muy importante que el periodo de descanso previo a la carrera o Taper deban planearse y estructurarse para que sea efectivo.

- Por último y como es lógico, después de cada sesión es muy importante que dediquemos tiempo a la recuperación.

Como vemos, si descansamos correctamente nuestro cuerpo se evitará muchas lesiones y aseguraremos nuestro objetivo físico con mucha más probabilidad de éxito.

 
Deja tu comentario »

Deja tu comentario sobre ¿Te recuperas como es debido?