Artículos de consejos

Consejos para mujeres Runners principiantes

Miércoles, mayo 6th, 2015

Mientras el debate sobre si la competición mixta en determinados deportes o convocatorias está encima de la mesa, desde Deporvillage nos ha llamado la atención la multitud de contenido que existe sobre recomendaciones para quienes se inician en la práctica deportiva, y que en general sean siempre desde una óptica masculina (u obviando algunos aspectos específicos de las mujeres). Por eso nos ha parecido adecuado compartir estos consejos desde la perspectiva femenina. En general son válidos para todos:

Equipación fundamental

Hay dos elementos fundamentales: Zapatillas y sujetador. A partir de ahí ya depende de lo super-fashion que quieras ir. Pero puestas a invertir, mejor céntrate en las cualidades técnicas de las zapatillas que vayas a utilizar. Para el sujetador o top es importante elegir un modelo adecuado para la práctica de deportes de alto impacto: espalda ancha, correas no demasiado delgadas, y con una banda bajo el pecho y en medio.

Para el resto de prendas, con un chandal o mallas y camiseta suele ser suficiente. En invierno hay que pensar en otros elementos que te protejan del frío o de la lluvia. En cualquier caso la recomendación general independientemente del tipo de ropa que quieras llevar es que las costuras, cremalleras o tejidos no generen rozamientos incómodos que puedan acabar derivando en rozaduras o incluso en quemaduras.

Corre sin luchar contra tu cuerpo

Utilizar ropa ceñida u holgada, corta o larga es una historia de amor / odio que cada una debe resolver como mejor entienda. Pero nuestra recomendación es que al margen de la cuestión estética o de moda, te vistas de manera que tu cuerpo se sienta cómodo y sin vergüenza. Diferentes tipos de prendas deportivas están a tu disposición para que utilices las que mejor te vengan, y no al revés. No necesitas vestirte de una forma determinada para poder correr… ;)   (más…)

 
Deja tu comentario »

No cometas estos errores si eres un corredor principiante

Viernes, marzo 27th, 2015

Seguro que ya te has dado cuenta que cada vez hay más gente que se ha animado a correr. Sin duda se trata de una de las mejores maneras de mantenerse en forma, siempre y cuando se haga correctamente claro. Por eso, hoy vamos a hablar de tres errores que los principiantes suelen cometer cuando se inician en el running, porque correr no es sólo poner un pie delante del otro.

1. Correr al ritmo adecuado.

Para todos aquellos que comienzan a correr sin la guía de un entrenador, elegir el ritmo adecuado no es sencillo y suele ser un error muy típico el correr demasiado rápido pues se inician siempre con mucha energía. Esto lleva a sufrir problemas de sensación de ahogo e incomodidad, molestias después de entrenar, aumenta el riesgo de lesiones…

Entonces, ¿a qué ritmo debemos correr? Pues dependerá de cada corredor, pero si te sirve de referencia, corre al ritmo que te permita mantener una conversación  sin ahogarte, es decir, a un ritmo que no eleve tus pulsaciones exageradamente.

2. Correr de más.

Como consecuencia a la sobreestimulación que los corredores principiantes suelen presentar y que les lleva a correr a un ritmo mayor de los adecuado, ocurre que, además, suelen correr en más ocasiones de lo adecuado. Desean hacer mucho en poco tiempo cuando su cuerpo todavía no está preparado para soportar estos esfuerzos. No se debe olvidar que el entrenamiento y la progresión de todo corredor debe ser gradual, y en un corredor principiante es vital respetar estas progresiones.

3. Ignorar las molestias y dolores.

Dado que un corredor principiante aún no conoce los límites de su cuerpo, no es fácil diferenciar cuando estás exigiendo demasiado a tu cuerpo y cuando estás realizando un entrenamiento inteligente. Ante los límites de nuestro cuerpo debemos aprender a diferenciar entre un dolor y una verdadera lesión, algo que entenderemos con la experiencia. Los corredores principiantes aún no tienen la experiencia suficiente para reconocer una molestia poco riesgosa de una molestia que puede convertirse en una lesión de importancia.

Dosificar los esfuerzos para que tu cuerpo los asimile correctamente son parte de un entrenamiento inteligente. Es normal y aceptable sentir incomodidades después de determinados entrenamientos, pero no pienses nunca que correr con un dolor en tus rodillas, tobillos o cualquier parte de tu cuerpo es normal. Al contrario, entiende estos dolores como avisos que tu cuerpo te da para indicarte que algo estás haciendo mal.

Para finalizar, os dejamos este divertido vídeo en el que el humorista José Mota representa a un corredor principiante:

 
2 Comentarios »

Cuatro sencillos consejos para alargar la vida de tu bicicleta

Miércoles, febrero 4th, 2015

Montar en bicicleta, ya sea por placer, por estar en forma, o por tonificar las piernas, es un ejercicio cardiovascular magnífico, pero también un medio de transporte confiable y eficiente. Nos permite controlar los tiempos de los trayectos, evitar el tráfico, la contaminación yme gusta este la búsqueda de aparcamiento. Sin embargo, las bicicletas, como cualquier otra máquina, necesitan de una supervisión y mantenimiento frecuente para conservarse en buen estado. Con los siguientes consejos, podrás evitar cualquier visita al taller y cualquier gasto innecesario.

 

  1. Antes de subirte, asegúrate de que los neumáticos están inflados correctamente. Fíjate en el costado de estos, encontrarás un número que indica la presión recomendada. Con un medidor de presión asegúrate de que está inflado adecuadamente, ya que si no lo están estos se desgastarán más rápido y podrían dañarse gravemente.
  2. Al menos una vez cada dos semanas, lubrica las cadenas y los pedales. Usa un lubricante especial para bicicletas con cuidado de no bañar las pastillas de freno. Si las cadenas no se mantienen bien hidratadas, se resecan con facilidad rasgándose sus partes móviles las unas contra las otras. Este es un proceso que a penas nos llevará un par de minutos y que pueden salvar la vida de tu bicicleta.
  3. Mantenla seca. Guarda tu bicicleta dentro de casa o cúbrela con algo que la mantenga seca. Si se moja, antes de subir asegúrate de que queda totalmente seca. El contacto continuo con el agua puede provocar el óxido, la corrosión y hasta la posible descomposición.
  4. Por último, algo básico que sin embargo muchos olvidan: mantén tu bicicleta limpia. Usa un trapo para limpiarla, sobre todo si has hecho algún tipo de ruta que haya podido dejar restos de barro o polvo. No utilices agua a presión o jabón, pues estos podrían entrar en los rodamientos y engranajes acelerando la corrosión. En su lugar, usa una manguera o un cubo para que el agua no tenga tanta potencia.

 

Por supuesto, y sobre todo, no olvides hacer buen uso de tu bicicleta y tratarla bien, sin abusar de la maquinaria. Así, y siguiendo estos cuatro simples consejos, el mantenimiento será perfecto y podrás disfrutarla durante mucho más tiempo.

 
Deja tu comentario »