Artículos de madre

Ser padre/madre trabajador y practicar triatlón sin morir en el intento

Miércoles, septiembre 16th, 2015

Si ya eres padre o madre trabajador serás en buena medida un experto gestor de tiempo. Pero cuando además quieres añadir algo más de emoción y motivación en tu vida y te planteas entrenar para un Ironman, o competir en algún Triatlon… la organización pasa a un “nivel pro” o no hay forma de superarlo, ni mucho menos de disfrutarlo.

Te damos algunos consejos que pueden ayudarte si estás en esta situación para evitar que vayas al trabajo con ojeras y logres mantenerte despierto el tiempo suficiente hasta que tus hijos se duermen… en fin, para que tu vida siga teniendo orden y concierto y no se convierta en una locura.

  • Conviértete en un “Triatlón Ninja”: Levántate temprano, ponte las mallas y zapatillas en la oscuridad y sal a hurtadillas de tu casa antes de nadie pueda detenerte. Y sólo usa tu grito de batalla (por aquello de animarte y motivarte) una vez hayas superado el umbral de la puerta.
  • Se fiel a tu programa de entrenamiento: A veces nuestro día a día se interpone entre nosotros y nuestro entrenamiento. No se trata de ser inflexible en cuanto al horario, sino en cuanto al programa. Si te pasas media noche despierto cuidando a tu hijo enfermo, el entrenamiento que tenías previsto para hacer al amanecer puede pasar a la tarde. El caso es hacerlo.
  • Siempre avanzar, nunca retroceder: Es un buen lema para cualquier aspecto de la vida. Busca buenas y efectivas metas a corto plazo, que te ayuden a progresar siempre (no importa cuán lentamente). Dedica tiempo con cierta regularidad para revisar el progreso que has hecho y cuantas de esas pequeñas metas has ido superando. Esto facilita a que el objetivo final resulte más cercano.
  • ¿Estás al borde del precipicio en lo personal o en lo laboral? Es normal. Momentos críticos al borde de la locura van a llegar, seguro. No se trata de evitarlos, sino de estar preparados para salir de ellos. Así que si llegas ese punto en el que crees que se te va la cabeza: para, analiza y toma decisiones. Hay quien prefiere empezar por gimotear o llorar, el caso es que termines ese momento de crisis con una lista de cosas que hagan tu vida y tu entrenamiento mejores. Luego ejecuta esa lista como sólo un triatleta es capaz de hacerlo.
  • Nunca te compares con “los otros”: Un triatlón o ironman no van a dejar nunca de ser una competición. Pero para quienes tenemos hijos, facturas, coche que llevar al taller, etc, el triatlon u otro tipo de desafío es un objetivo personal con el que queremos ayudarnos a que nuestra vida sea mejor. Haz tu mejor esfuerzo, y no te preocupes ni por los que sean más veloces, o más resistentes.
Pues estos son los consejos, tú pones toda la ilusión y determinación. Nosotros te ayudamos con la equipación deportiva que necesites.

 

 
Deja tu comentario »