Artículos de velocidad

Ejercicios para mejorar la técnica de natación (2)

Lunes, junio 30th, 2014

Esperamos que hayas tomado nota de los consejos que os hemos dado en nuestro anterior artículo sobre el uso de material complementario en tus entrenamientos de natación.

En esta ocasión vamos a completarlos con tres objetos de utilidad que te seguirán ayudando a mejorar tu técnica, resistencia, fuerza y velocidad en el agua.

Empezamos con el pull bouy. Es un objeto muy asequible en precio y de gran utilidad para centrarte en tu trabajo de brazada. Te va a permitir olvidarte de tus pies y por tanto centrar toda tu atención en los movimientos de tus brazos. Esto lo vas a conseguir porque con el pull dentro del agua y entre las piernas, estas van a estar elevadas todo el tiempo.

Para ello toma nota de estos ejercicios, pero ten presente también que al no mover las piernas cuando lo utilices, no debes acostumbrarte a tener el cuerpo demasiado arriba. Perderás la componente vertical que te ayuda  mantener tu cuerpo en la superficie.

Ejercicio 1: Coge el pull con ambas manos estirando los brazos por delante de la cabeza. Avanza moviendo las piernas. Cuando llegues a la mitad de un largo pasa el pull de las manos a los pies. Arranca lo más rápido que puedas solo avanzando con los brazos. Puedes empezar haciendo 4 series de 25 metros con un descanso de 20 segundos, aumentando progresivamente la fuerza.

Ejercicio 2: Ponte boca arriba con el pull entre las piernas y con los guantes de resistencia.  Haz remadas  hacia afuera y hacia dentro. Haza 4 series de 25 metros descansando 15 segundos.

Ahora nos pasamos a otro objeto de gran interés para tus entrenamientos, nos referimos a las aletas. Ojo cuando las elijas porque si eliges un modelo muy rígido y no tienes hábito te costará mucho mover las piernas y puedes dañarte los tobillos.

Usar aletas para entrenar va a ayudarte a aumentar la longitud de tu patada, vas a conseguir avanzar más metros por cada ciclo que hagas de piernas. Tu velocidad de desplazamiento va a aumentar y podrás mover tus brazos más rápido. Si tus tobillos no son muy flexibles el trabajo con aletas te ayudará a avanzar más.

Prueba con estos ejercicios y recuerda esto: la brazada debes acabarla siempre aunque tengas la sensación de que el agua no ofrece resistencia. De lo contrario reducirás la longitud de tu brazada.

Ejercicio 1: da 10 patadas con los brazos estirados por delante de tu cabeza + 6 brazadas a toda velocidad. Haz 4 series de 25 metros descansando 30 segundos.

Ejercicio 2: Sumerge el cuerpo por completo dentro del agua con ambos brazos por delante de la cabeza y alterna los ciclos de patada. Haz 4 series de 25 metros dando 10 patadas por debajo del agua y otras 10 por la superficie descansando 20 segundos.

 
Deja tu comentario »