Artículos de vídeo

No cometas estos errores si eres un corredor principiante

Viernes, marzo 27th, 2015

Seguro que ya te has dado cuenta que cada vez hay más gente que se ha animado a correr. Sin duda se trata de una de las mejores maneras de mantenerse en forma, siempre y cuando se haga correctamente claro. Por eso, hoy vamos a hablar de tres errores que los principiantes suelen cometer cuando se inician en el running, porque correr no es sólo poner un pie delante del otro.

1. Correr al ritmo adecuado.

Para todos aquellos que comienzan a correr sin la guía de un entrenador, elegir el ritmo adecuado no es sencillo y suele ser un error muy típico el correr demasiado rápido pues se inician siempre con mucha energía. Esto lleva a sufrir problemas de sensación de ahogo e incomodidad, molestias después de entrenar, aumenta el riesgo de lesiones…

Entonces, ¿a qué ritmo debemos correr? Pues dependerá de cada corredor, pero si te sirve de referencia, corre al ritmo que te permita mantener una conversación  sin ahogarte, es decir, a un ritmo que no eleve tus pulsaciones exageradamente.

2. Correr de más.

Como consecuencia a la sobreestimulación que los corredores principiantes suelen presentar y que les lleva a correr a un ritmo mayor de los adecuado, ocurre que, además, suelen correr en más ocasiones de lo adecuado. Desean hacer mucho en poco tiempo cuando su cuerpo todavía no está preparado para soportar estos esfuerzos. No se debe olvidar que el entrenamiento y la progresión de todo corredor debe ser gradual, y en un corredor principiante es vital respetar estas progresiones.

3. Ignorar las molestias y dolores.

Dado que un corredor principiante aún no conoce los límites de su cuerpo, no es fácil diferenciar cuando estás exigiendo demasiado a tu cuerpo y cuando estás realizando un entrenamiento inteligente. Ante los límites de nuestro cuerpo debemos aprender a diferenciar entre un dolor y una verdadera lesión, algo que entenderemos con la experiencia. Los corredores principiantes aún no tienen la experiencia suficiente para reconocer una molestia poco riesgosa de una molestia que puede convertirse en una lesión de importancia.

Dosificar los esfuerzos para que tu cuerpo los asimile correctamente son parte de un entrenamiento inteligente. Es normal y aceptable sentir incomodidades después de determinados entrenamientos, pero no pienses nunca que correr con un dolor en tus rodillas, tobillos o cualquier parte de tu cuerpo es normal. Al contrario, entiende estos dolores como avisos que tu cuerpo te da para indicarte que algo estás haciendo mal.

Para finalizar, os dejamos este divertido vídeo en el que el humorista José Mota representa a un corredor principiante:

 
2 Comentarios »